Sexo ¿Qué hacer cuando hay necesidades diferentes?

Cuando se trata de sexo, 100% de las personas idealizan las relaciones sexuales perfectas con su pareja. Los dos conectados, compartiendo fantasías, llegando al orgasmo en todos los encuentros, en fin, un resumen de una película romántica.

Lo que pasa es que eso no funciona exactamente así, cerca de 40% de las parejas heterosexuales tienen algún tipo de dificultad sexual, empezando por diferentes necesidades, sean en lo que se refiere a la frecuencia, como al tipo de sexo practicado. Pero ¿qué hacer cuando hay necesidades diferentes?

Según un estudio publicado por la revista Psychological Science la mayoría de las mujeres no revelan sus ganas de tener sexo en determinados momentos, sin embargo los hombres, lo dicen todo el tiempo. Lo que ocurre es que mientras uno no dice, y el otro lo dice siempre, puede que no coincidan en el día y hora y que la sexualidad de la pareja se vea mermada.

Hasta aquí llegamos con las diferencias entre hombres y mujeres. Lo que ocurre es que esos datos (no hay estudios que nos afirmen el porcentaje, pero está claro que las dificultades pueden ocurrir con todo tipo de parejas). Entre homosexuales pueden ocurrir las mismas dificultades, de otra forma, pero también tendrán sus problemillas, ya que nadie está libre.

Cuando uno de los dos quiere más que el otro, o diferente del otro, pueden surgir las temidas infidelidades asociadas a las diferencias en la frecuencia y en el tipo de sexo practicado.

Diferencias relativas a frecuencia

Lo primero que tenéis que hacer es hablar, siempre decir cuando y como queréis tener sexo. Orientar la pareja en lo que os gusta, como os gusta y como no os gusta es importantísimo para driblar esas diferencias, a final, puede terminar siendo absolutamente frustrante y desencadenar desde una crisis de rabia, angustia, baja autoestima, hasta una depresión. Los juguetes sexuales pueden ser una pieza clave en ese aspecto, masturbadores, dildos, los juguetes con control remoto donde uno controla la velocidad mientras el otro se entrega al placer, un estimulador del punto g para hombres, como el Cheeky-Boy 7V. Hay tantos y tan buenos… Al ver a su compañero/a  súper excitado/a teniendo, dudamos mucho que no quiera entrar en el juego…

Diferencias en relación al sexo – Foto: libre de derechos

Diferencias relativas al tipo de sexo

Otro punto de desacuerdo entre parejas no se refiere a la frecuencia, sino al tipo de sexo practicado. El sexo vainilla suele ser la primera opción para una pareja que acaba de conocerse, pero puede que con el pasar del tiempo, el compañero/a empiece a tener interés en otras prácticas sexuales, como un trío, la fantasía sexual de 2/3 de los hombres, BSDM, sexo al aire libre, orgías, voyeurismo y todo lo que su creatividad y morbo desee.

En este punto de la relación, puede ocurrir la constatación de necesidades diferentes. En este caso, es de suma importancia la comunicación y la confianza entre la pareja y que sean abiertos de mente para experimentar diferentes prácticas. Ora cumpliendo los deseos de uno, ora del otro. Lo más probable es que, con el paso del tiempo y después de acumular distintas experiencias, lleguéis a un (o muchos más) tipo de sexo que sea el preferido de los/las dos, ya que la experiencia sexual más placentera es la conexión que puede haber una pareja y el camino natural es llegar en el lugar donde ambos/as se quedan satisfechos/as. Para eso es preciso experimentar, ser libre y amar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *