Cómo evitar la eyaculación precoz y tener una erección perfecta

La eyaculación precoz es uno de los mayores fantasmas de los hombres, la idea de quedarse “a medias” y dejar su pareja en la misma situación no es muy agradable para nadie, la verdad, pero la sexualidad no se limita al pene, a pesar de que muchos hombres no lo sepan. Por otro lado, la eyaculación precoz puede ser evitada de muchas formas.

Actualmente, existen muchas maneras de conseguir una eyaculación potente y duradera, desde el entrenamiento de los músculos pélvicos – los famosos ejercicios de Kegel, hasta el control de la respiración. Descubre cómo evitar la eyaculación precoz con esas tips totalmente ciertas.

1. Fortalece los músculos pélvicos

Así como entrenamos los músculos del cuerpo, también podemos entrenar los músculos pélvicos. Las mujeres conocen perfectamente los ejercicios de Kegel, entrenan la zona de perineo, y tienen los mejores y más intensos orgasmos. Los hombres pueden hacer lo mismo para mejorar el control sobre su eyaculación.

Este ejercicio consiste en contraer y relajar el músculo – que se encuentra entre los testículos y el ano. Puedes empezar entrenando cuando orinas, reteniendo y soltando la orina. Después de perfectamente localizado el músculo, será mucho más fácil ejercitarlo.

2. Deja de preocuparte solo con el pene

Las obsesiones son lo peor, y totalmente contraproducentes cuando se trata de desempeño sexual. La idea es “olvidar la erección” y preocuparse en satisfacer la compañera/compañero a través de diferentes métodos y juegos. Eso hará con que te relajes y, en el momento adecuado, tengas esa erección fuerte que tanto deseas. Ten en mente que si tu pareja es una mujer, además de una vagina, tiene un clítoris, un órgano con alrededor de ocho mil terminaciones nerviosas y mucha, pero mucha sensibilidad. Y si es un hombre, tenéis miles de juguetes sexuales maravillosos con los que él estará encantado.

3. Evita la masturbación antes de la actividad sexual o  haz ejercicios de masturbación

Es importante preservarse antes de un encuentro sexual. Masturbarse poco antes puede acarrear problemas de erección y dejarte absolutamente agotado. Por otro lado, existe una técnica para tratar la eyaculación precoz, que consiste en masturbarse de manera normal pero deteniendo la eyaculación justo antes del clímax. Prueba hacerlo repetidas veces. El objetivo es controlar la sensibilidad del pene para, después, controlar tus orgasmos.

Como evitar la eyaculación precoz – Foto: Libre de derechos

4. Alimenta tu autoestima

Este punto es fundamental para evitar la eyaculación precoz. Si te sientes avergonzado por tu físico, por tu pene o por cualquier otro motivo, eso podrá hacer con que a la hora de tener sexo te pongas muy tímido, ansioso, nervioso … y tu pene también.

5. Comparte tus fantasías

El sexo es fantasía, es placer, es entrega. Si te gustan determinados juegos y tienes fantasías sexuales recurrentes, habla con tu pareja, cuenta todo lo que te pasa por la cabeza, dile lo que te gusta. De esa forma, estaréis conectados y mucho más compenetrados. Cuéntale si tu sueño es el sexo con dos mujeres – casi dos tercios de los hombres fantasean con ello…

6. Preliminares por 15 minutos mínimo

A las preliminares hay que darles su debida importancia. Dedícales, por lo menos, unos 15 minutos. Estimula a tu pareja y consecuentemente, estarás estimulando tu pene a conseguir una erección espectacular para terminar la velada con llave de oro.

7. Utiliza un estimulante local

Actualmente, existen miles de productos que pueden ayudarte a tener una erección fuerte y duradera. Una crema estimulante para hacer un masaje directamente en el pene puede ser una solución de lo más placentera…

8. No escondas nada de tu pareja

Jamás escondas nada de tu pareja. Si tienes un problema relativo a la erección, o eyaculación precoz tienes que abrirte. Todos los problemas deben ser hablados, ya que prácticamente todos ellos tienen solución.

El sexo es una de las partes más importantes de la vida; es fuente de placer, de la perfecta comunión entre las parejas, de diversión y, principalmente, de relax. No importa si lo vuestro es sexo picante o sexo vainilla, lo que vale es la satisfacción de ambos. No puede, jamás, ser una fuente de estrés e inseguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *