7 formas de excitar a un hombre sin tocarle el pene

 

Es verdad que, finalmente, se multiplican los artículos sobre cómo excitar a una mujer, sobre el orgasmo clitoriano o sobre la eyaculación femenina. Se habla de zonas erógenas como los senos, el ombligo, cómo hacer unas preliminares perfectas para dejar a las mujeres excitadísimas y listas para hacer el amor.

¿Los hombres? Ah, los hombres tienen pene, y con tal de tocarles o hacerles una felación, si se trata de un/una amante una expert puede llegar a hacerle una Garganta Profunda, y ¡listo! Ya tenemos el hombre con una erección perfecta y eso es lo que queremos…

Pues ¡NO! Rotundamente, no. Los hombres, así como las mujeres, tienen zonas erógenas muy excitables y no es lo mismo tener una erección, que tener LA erección. Cuánto tenemos por aprender – sexualmente…

Pues bien, si aun no has leído el libro Kama Sutra para el hombre, en este artículo, os vamos a contar cuales son las zonas erógenas más importantes de los hombres, y cómo excitarles sin necesidad de tocarle el pene – Si, lo que has oído, hoy te contamos 7 formas de excitar a un hombre sin tocarle el pene.

Boca

Los hombres se excitan sobremanera no solo con besos apasionados, pero con mordiscos, con el roce sutil de la lengua en la comisura de sus labios. Labios muy húmedos son la antesala de la lubricación… Experimenta “besarle” con el pezón, sin pegarse a su boca, muy sutilmente y en movimientos circulares. Le volverás loco – tu a él y él a ti.

 

Orejas

Las orejas son un punto erógeno al que debemos poner mucha atención. También hay que excitarlas muy sutilmente. Puedes susurrar en su oído y rozar el lóbulo de su oreja con tu lengua. Siempre de una forma ligera, en movimiento lentos.

 

Cuello

La zona de la nuca, y justo donde la nuez, es un punto ideal para acariciar con la lengua haciendo movimientos verticales que van desde el pecho, hasta la punta del mentón. No llegues a los labios hasta haber repetido este movimiento unas 5 o 6 veces muy despacito. Llega hasta el labio inferior y baja de nuevo, tarda en llegar a la boca lo máximo que puedas y, cuando llegues, ya verás como estará con la boca perfecta para un beso deliciosamente húmedo que te pondrá a 100.

 

Pezones

Los pezones de los hombres son altamente excitables. Con las yemas de los dedos humedecidas por la saliva y en movimiento circulares o con la lengua en estos mismos movimientos. Con tu propio pezón lo tendrás a tus pies. Experimenta humedecer tus pezones, y los de él, con la lengua, aceites y cremas de masaje y roza suavemente los tuyos a los suyos. Primero, casi sin tocar y poco a poco aumenta la intensidad – cada vez más fuerte y más potente. Al final tendréis un pecho presionando el otro y, te aseguro, podréis tener un orgasmo a la vez sin mucho esfuerzo.

 

Piernas

La parte interna de los muslos es un punto débil de los hombres. Puedes, con la ayuda de un aceite de masaje con efecto de calor, hacerle un masaje con movimientos que van desde la rodilla, a las ingles. Luego en ligeros movimientos, dibuja pequeños círculos que vayan subiendo primero de la rodilla hasta la mitad del muslo. Observa su excitación y cuando veas que está listo, empieza el masaje desde la mitad del muslo hasta las ingles.

 

Ingles

Ah, las ingles de los hombres… No sabemos si por cercanía al pene o a los testículos, el roce de la lengua en esta parte del cuerpo les vuelve locos, literalmente. Pero quédate en la ingle, no te rindas a otras partes, sube a la ingle y baja, hasta llegar de nuevo a las rodillas, el punto de “partida” y empieza de nuevo.

 

Punto G

El punto G masculino, este olvidado punto de placer en la próstata. Tenemos que explorar mucho más las posibilidades de excitar a un hombre a través de su punto G. Es una glándula pequeñita, del tamaño de una nuez, y puede se fácilmente ser alcanzada con un masaje en el exterior (está en el perineo, el espacio entre el ano y los testículos) o directamente en la cavidad anal. Puedes empezar masajeando su punto G con el dedo y luego utilizar un juguete, que es un éxito con 9 entre 10 hombres – Un masajeador del Punto G masculino especialmente creado para un orgasmo intenso.

Rude Boy

Después de todo el proceso, llega finalmente a los testículos, para terminar en una felación potente para luego tener una penetración o, quizás, una fantástica masturbación en pareja. Ten en cuenta, también, que el hombre intentará acelerar el proceso, pero no te rindas, no le toques el pene hasta el final. Ahora, piénsalo: ¿A que hombre no le gustaría recibir todos esos mimos tan excitantes? Dale rienda suelta a tu imaginación y entra el la tienda online de Erotixa para elegir tus juguetes favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *