Llorar post sexo: las 4 razones principales

Muchas personas que han experimentado llorar post sexo sin haber tenido una mala experiencia, o haberse despertado al lado de un completo desconocido después de una despedida de soltero, se preguntan ¿por qué he llorado? Estaré triste, ¿qué me ha pasado?

Lo que pocos saben, es que llorar post sexo es algo mucho más usual de lo que se piensa. En 2015, se publicó un estudio sobre la disforia postcoital en el cual 46% de las mujeres participantes, alguna vez en la vida, lo habían experimentado.

Es cierto que casi 100% de las personas idealizan las relaciones sexuales perfectas con su pareja, pero después del coito, podemos tener una sensación de tristeza o vacío que desencadena las lágrimas. Eso, según los expertos, ocurre debido a 4 razones principales.

 

La Amígdala Cerebral

Según el psiquiatra Richard Friedman, durante el sexo, la amígdala cerebral, órgano que gestiona las respuestas emocionales conscientes e inconscientes y permite asociar nuestras experiencias a sensaciones de recompensa, o repulsión, se bloquea.

Según Friedman, durante el sexo, la amígdala deja de ejercer sus funciones y, después del orgasmo, vuelve a su funcionamiento normal. Este súbito aumento es el que produce la tristeza y la sensación de vacío.

Resumiendo: durante el sexo, nos olvidamos de todos los problemas del mundo – la verdad es que, durante un orgasmo potente, podemos olvidarnos hasta de nuestro nombre. Pero al terminar el coito, volvemos a experimentar las sensaciones de ansiedad, angustia o depresión.

 

Religión, cultura, pecado

Algunas religiones aun apuntan el sexo como una actividad que debe ser practicada con el fin de reproducir y, si no es así, es un pecado mortal – hace mucho que por algunas religiones, se estableció que el sexo anal entre una pareja de heterosexuales era pecado, así que llorar post sexo teniendo eso en mente tampoco es muy difícil…

También es algo cultural que, inconscientemente, llevamos con nosotros. La educación, en este sentido, tiene mucha influencia. Una persona, después de tener sexo muy placentero, incluso con un fuerte orgasmo teniendo, como consecuencia, una eyaculación femenina, puede sentirse muy culpada justo después del clímax y terminar por llorar post sexo.

 

Pérdida de Sentido, o vacío después del objetivo alcanzado

La pérdida de sentido es otra de las hipótesis que es también bastante viable. Conforme el psiquiatra inglés Anthony Stone, cuando nuestro objetivo es llegar a la cama, ponemos todos nuestros esfuerzos de seducción en ello, y después de alcanzado el objetivo, experimentamos una sensación de vacío tremenda.

Perdemos el norte, ya que todo estaba puesto en tener sexo y, cuando lo alcanzamos, ¿que pasa? Es algo parecido a comprar un objeto que tanto deseábamos, cuando ya lo tenemos, no sabemos porque lo queríamos tanto.

 

Problemas de Pareja

Hay parejas que se llevan fenomenal en la cama, y en la vida. Otras, son como hermanos, tan amigos que dejan de tener sexo.Y hay un tercer tipo, que es el que tiene un sexo formidable pero “diferencias irreconciliables” en su vida cotidiana.

A estos, llorar post sexo puede ser bastante habitual, a final, después de pasar una velada increíble, de besos, de intercambio de fluidos, de orgasmos, al terminar la relación sexual vuelven a su incomunicación y a los problemas de siempre. Tienen la sensación, post sexo, de estar aún más distantes uno del otro que antes del coito. Si añadimos a esa sensación, el bloqueo de la amígdala cerebral, llegamos a un estado, incluso, de depresión mayor.

Dicho esto, también es cierto que algunas personas experimentan llorar post sexo y, a la vez, tener una extraña sensación de placer y descarga eléctrica, sin llegar a sentir vacío o tristeza. Lo cierto es que, después de un orgasmo, el cuerpo se relaja y puede reaccionar de diferentes maneras. Lo más importante es entender el porqué de tus lágrimas, o de tu vacío –  si es biológico, si es por el bloqueo de la amígdala, o si es totalmente emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *